sábado, 28 de febrero de 2015

Experimento científico, tres, dos, unooooooo......¡¡ceroooooo¡¡



Esto es un experimento científico nivel la NASA .
Hoy me ha dolido un poquito el corazón, no mucho, un pinchacito a la altura del ventrículo izquierdo muy leve pero lo suficiente como para preguntarme que por qué .
Y me he diagnosticado sola .
Es nostalgia .
Nostalgia de lo divertido que era tener un blog .
No para escribir solo .
Para leeros a vosotras .
Os echo de menos .
Quiero ver si es verdad lo que decía Paula, la emperatriz de Lavapies, que los blogs mueren .
Quiero ver si alguien lee esto después de meses abandonaíto .
Cuanto está de enfermito o si terminal o qué .
¡Que raruna es la vida ¡ ¿verdad? 


Ahora a ver si me acuerdo de como se metían las puñeteras fotos 
Nnnnnnnnmmmnnnnnfffffff

lunes, 10 de noviembre de 2014

Helado de limón pensando en lo importante .


No me quiero hacer la chula, pero a veces me gusta pensar .
Pero no pensar en cualquier cosa, cuando me vienen a la cabeza cosas en las que pensar que me horrorizan y me indignan, leo .
Y cuando me vienen cosas como que necesito pijamas o que en la nevera todo lo que hay es de color verde, también leo .
Leo para pensar en otras .
En lo importante .
También leo para tener otras vidas, conocer a gente que es mas real que la que me cruzo a diario, vivir en otras ciudades, sentir dentro de otra piel .
Y que alguien me cuente una historia nueva .
Cuando todo esto se junta, es un tipo de felicidad. 

Pues esto se ha juntado en el último libro de Marian Izaguirre "Los pasos que nos separan " 
Me ha parecido como un helado de limón que solo pides una bola y mientras te la comes despacito y chupando mucho rato la cuchara con los ojos en modo búho y pensando, te arrepientes de no hacer pedido tres bolas ( joé, si te las van a cobrar ) para que dure el momento .

He sido joven y vieja, he paseado por Trieste, que no lo conocía, he reconocido el amor de los dos hombres que pasean de la mano por la playa, he sentido el miedo a la soledad y la certeza de que aunque siempre estamos un poco solos, también, siempre hay en el mundo alguien para el otro poco .
Y sobre todo he pensado. 
He pensado en la culpa, en el silencio inútil, y en las renuncias que se hacen por amor 
Y en que si algo no quiero perder cuando me haga mayor ( siiiiiiiii, más) no tiene nada que ver con la cintura y eso,
no quiero perder la valentia de mirar para atrás y para adentro .
Ni de la ilusión de convertir en bonito o justo lo vivido .