sábado, 18 de abril de 2015

Lo que nos hace miserables

Una maravillosa casa en una isla .
Unos amigos que hace tiempo que no se ven, reunidos para celebrar algo que no saben .
La bodega con unos vinos excepcionales .
Maribel Verdú.
Todos estos ingredientes hacen que, dirigidos por Gracia Querejeta, un puñado de increibles actores nos regalen una historia nada previsible sobre un sentimiento tremendamente destructivo.
Quizás el amor ......
O no ...
De esta peli no se puede contar nada más, solo deciros que vayáis a verla .
Maribel Verdú está además de más guapa que nunca, divertida, ácida , tierna y vulnerable .
O sea ENORME .
Y las relaciones entre ellos son de este planeta, no como en muchas comedias francesas o americanas sobre amigos en la madurez que dudas de que tengan un coeficiente dentro de los parámetros normales .

Aquí lo que no está dentro de esos parámetros es otra cosa .






viernes, 17 de abril de 2015

Pacientes como peras

Hoy he estado en un centro de salud donde trabaja mi amigo Fernando acostumbrándome a que los pacientes no tengan grapas, lleven bolsas con lenguados y naranjas y el aspecto de venir dando un paseo por el solecito.
Algunas incluso con unas mechas impecables .
Es difícil .
Estaba acostumbrada a que las personas que trato tuvieran peor pinta que yo y ahora es al revés .
Es tan surrealista la historia que una ex alumna mía ahora está en un centro de salud de coordinadora y es ella la que me ha enseñado a manejar un poco ( porque es un lío del quince ) los protocolos en el ordenador .
La niña con la boca abierta del asombro y de la risa,  a la que enseñé todo lo que sabía (incluso a hacerse un bikini con mascarillas de quirófano ) es ahora una espléndida y guapisima mujer que sabe mas que lepe .
O sea 
los pacientes no parecen pacientes,
Todos mis conocimientos sobre cirugia no me sirven para nada porque es mucho más importante mantener delgados a los hipertensos y gorditas a las anorexicas 
Y el ordenador sustituye a los sistemas de suero 
todo el día con ello en la mano 

Mañana comienzo a trabajar en un centro de salud .
Y se que voy a echar de menos muchísimo a mi gente, a los pacientes, los subidones de adrenalina, a saber de que va la vaina .
pero voy a tener mas tiempo para ver ardillas en el retiro, dormiré todos los días en mi cama y nunca soñaré con que me toque un puente porque los tendré todos (¡toooooooomaaaa¡)
Y cuando entre la primera señora en mi consulta me va a entrar un poco la risa de que esté tan sana como una pera, con sus achaques, pero pera .

Y no voy a tener ni idea de nada durante meses .
Procurar ir poco al medico de familia en este tiempo, puede que yo esté por ahí 

A ver que tal me sienta esta cura de humildad .